martes, febrero 7

La tripulación del Velero Tin Tin descubriendo Camboya, más que templos

ESTAMOS VIAJANDO POR ASIA 
En este momento 07/02/2017 nos encontramos en Tailandia, concretamente en Krabi realizando una serie de labores de mantenimiento en el Tin Tin. Posteriormente visitaremos por tierra Birmania, Laos y Vietnam antes de retornar para España. Más abajo os dejamos un nuevo reportaje titulado 77.- CAMBOYA: TEMPLOS, MINAS ANTIPERSONAS Y ESPERANZA.  Entre reportaje y reportaje en este blog, iremos enviando pequeñas crónicas diariamente a través del Facebook al cual podéis acceder directamente pinchando AQUÍ  

VIDEO TEMPORADA 2016
Como viene siendo habitual en los últimos años, al final de cada temporada, elaboramos un vídeo con imágenes representativas y de interés para nuestros seguidores. Estos vídeos son la tarjeta de presentación en los diversos actos públicos a los que somos invitados durante nuestra estancia en España como son conferencias, cursos, etc. El vídeo que os presentamos en esta ocasión, se titula "DIEZ AÑOS A BORDO DEL VELERO TIN TIN" y trata sobre las singladuras que realizamos en la temporada 2016 por aguas de Tailandia y Malasia con especial tratamiento a las actividades subacuáticas que solemos practicar de forma diaria y en los periodos de fondeo. Deseamos que os guste, y para optimizar su visionado, os recomendamos poner la pantalla completa, subir el volumen, apagar las luces, aprovechar una buena compañía y sentarse relajado en un lugar cómodo y agradable. Ya nos comentaréis. 



¿QUIEN ERA BUDA?
Hemos subido a este blog un artículo permanente sobre la HISTORIA DE SIDDHARTHA GAUTAMA (BUDA) cuyo trabajo se localiza en la columna izquierda de esta página. Nos ha perecido interesante después de conocer de cerca varias pagodas budistas distribuidas por el país, haber obtenido una colección de imágenes muy bonitas e ilustrativas, y por supuesto después de haber investigado sobre el tema. 


77.- CAMBOYA: 
TEMPLOS, MINAS ANTIPERSONAS Y ESPERANZA 


En el periodo comprendido entre los meses de enero y marzo del próximo año 2018, tenemos previsto realizar la travesía desde Tailandia hasta el Mediterráneo con destino final Grecia (5100 millas). Para ello cruzaremos el Océano Índico con una sola recalada al norte del archipiélago de las Maldivas (Uligamu) y posteriormente atravesaremos el Golfo de Eden con recalada en Djibouti antes de introducirnos en el Mar Rojo y posteriormente acceder al Mar Mediterráneo a través del Canal de Suez. Por ello esta temporada hemos decidido dedicarla a recorrer por tierra varios países, que aún no hemos visitado, de la península de Indochina (Camboya, Birmania, Laos y Vietnam) con una breve visita al Tin Tin que se encuentra en Krabi (Tailandia) de dos semanas para realizar varias labores de mantenimiento. La siguiente imagen muestra el programa previsto de navegación para la temporada enero a marzo 2018.


Por todo ello esta temporada hemos decidido viajar por Indochina y conocer varios países de los cuales traemos aquí el primer reportaje sobre Camboya de cuyo periplo tenéis a continuación un gráfico explicativo. Empleamos un mes para viajar por el país y poder cogerle el pulso a un pueblo que ha salido hace poco de cruentas guerras y que intenta recuperar el tiempo perdido. Camboya comparte fronteras con Tailandia, Laos y Vietnam, mientras que hacia el suroeste tiene un pequeño trozo de costa bañada por el golfo de Tailandia. Su población está cercana a los 15 millones de personas. La religión oficial del país es el budismo theravada, que practica el 95% de los camboyanos. Asimismo en el país viven grupos minoritarios de vietnamitas, chinos, cham y hasta una treintena de diferentes tribus. El reino de Camboya es una monarquía constitucional cuyo jefe de estado es Norodom Sihamoní y el primer ministro es Hun Sen que se mantiene en el cargo desde hace 25 años.



La Guerra de Vietnam se extendió a Camboya y aprovechando la coyuntura el grupo guerrillero de los Jemeres Rojos tomó la capital Phnom Penh en el año 1975. Este grupo fue el responsable del genocidio camboyano (1975-1979) y desató el conflicto con Vietnam conocido como “Guerra Camboyano-Vietnamita” que duró hasta 1991. Tras los acuerdos de paz de París en 1991, el país fue gobernado brevemente por la Autoridad Provisional de las Naciones Unidas en Camboya (1992-1993) finalizando su labor tras celebrar unas elecciones en las que participó el 90% de los camboyanos con derecho a voto. Posteriormente, un golpe de estado en 1997 llevó al poder a Hun Sen y su Partido Popular de Camboya permanecen en el poder hasta la actualidad.


En los últimos diez años Camboya ha experimentado un gran crecimiento económico gracias al buen funcionamiento de sectores como el textil, la agricultura o el turismo, que han atraído inversión extranjera y comercio internacional. A esto hay que sumar que las aguas territoriales de Camboya guardan importantes yacimientos de petróleo y gas natural que permanecen en su mayoría sin explotar por las disputas territoriales con su vecina Tailandia. 


Este es el país de las motocicletas, un medio de transporte sencillo y barato que contrasta con imponentes vehículos de alta gama, contraste éste que evidencia a primera vista la enorme desigualdad económica y social que existe en el país. 


Pese a que existen algunos grandes centros comerciales donde está disponible cualquier capricho importado por lo general de occidente y dirigido especialmente a los pudientes y turistas, los mercados tradicionales están bien abastecidos y el movimiento dentro de ellos es espectacular. Está a la venta cualquier producto que seas capaz de imaginar. Nos gusta mucho visitar estos lugares tan auténticos donde la gente se comporta con naturalidad y en muchas ocasiones sólo pretenden abastecerse de lo más importante que existe en sus vidas: la comida. 


El paisaje de Camboya es como una inmensa llanura muy húmeda, salpicada con frecuencia por lagos, lagunas y ciénagas con un encanto muy especial y que suministran principalmente agua a las grandes áreas de arrozales. 


Por ello la población rural construye sus casas sobre pilotes para mantenerse a salvo de la humedad y de las inundaciones estacionales. Quitando las áreas urbanas, Camboya es lo que veis en la siguiente imagen, edificaciones humildes inmersas en una naturaleza muy fértil gracias al agua y bajo un implacable sol. Como contraste más significativo es necesario mostrar la residencia de otro camboyano, el monarca Norodom Sihamoní. 



Y como no puede ser de otra manera, de la capital nos desplazamos hacia Siem Reap, a pocos kilómetros de la región de Angkor para vivir una de nuestras experiencias con mayor nivel y riqueza cultural. Visitar parte del conjunto monumental nos llevaría tres intensos días para lo cual debimos obtener la debida acreditación por valor de 40$USA cada uno. Tras contratar durante ese tiempo los servicios de Mr. Teang y su “tuk tuk” nos dispusimos para hacer muchos kilómetros y no sólo visitar lo más turístico sino alejarnos significativamente para conocer templos más escondidos y de una belleza sin parangón. 




Angkor es una región de Camboya que alojó las sucesivas capitales del imperio Jemer durante su época de esplendor. El denominado imperio angkoriano dominó el sureste asiático, desde el Mar de China hasta el Golfo de Bengala, entre los siglos IX y XV de nuestra era. Sus monumentos y templos se encuentran cerca de la actual ciudad de Siem Riep donde establecimos nuestra base. Todo el conjunto de templos fueron declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 1992. Solo recientemente esta área ha sido recuperada de la selva, con la excepción de su templo más importante, el templo de Angkor Wat que se ve en la imagen, que aunque dedicado originalmente al dios hindú Vishnú, nunca llegó a abandonarse, siendo mantenido desde hace siglos por monjes budistas. 


La zona de Angkor estuvo habitada por pequeños pueblos desde el siglo I pero su época dorada se inicia en año 802 cuando el rey Jayavarman II somete las tribus circundantes, creando un único reino del que se declara Devaraja o rey-dios. Para reforzar la imagen de su ascendencia divina, empieza a construir grandes obras religiosas, iniciando una tradición que continuarían sus sucesores durante siglos, produciendo multitud de templos hasta el abandono de la zona a mediados del siglo XV.



La primitiva religión animista/politeísta Jemer fue progresivamente suplantada por las religiones provenientes de la India, cuyos comerciantes debían pasar varios meses en Camboya en espera de que finalizase la temporada de lluvias para retornar a su país. El hinduismo fue la religión dominante hasta el siglo XII, fecha en la que ya habían sido erigidos la mayoría de los templos. 



La organización y construcción de los templos tiene su origen simbólico en el Monte Meru, considerado como el hogar de los dioses y el centro del universo hindú, por lo que la mayoría de los templos de este período tratan de representar el ascenso al monte, con escaleras muy pronunciadas que simbolizan el ascenso a la montaña sagrada, mientras que los templos elevados y sus característicos remates evocan la cima de la montaña. A partir de la entrada del budismo en el siglo XII, los templos se tornan más horizontales y las imágenes de Buda reemplazan la iconografía anterior. En Angkor se dan varios casos de templos de origen hinduista que posteriormente fueron reformados como templos budistas.



Recorrimos solamente diecisiete templos de los cientos que existen diseminados en el gran área que cubre Angkor y debemos reconocer que hemos quedado impresionados. A unas construcciones extraordinariamente bonitas por sus formas arquitectónicas y motivos místicos hay que sumarle el marco natural donde se encuentran la mayoría. La naturaleza lucha por volver a ocupar su lugar y lo hace con inusitada fuerza y agresividad invadiendo muros y estructuras que en su momento sirvieron para proteger y ensalzar a los dioses más sofisticados y fantásticos. 



Nos hemos perdido literalmente entre muchas construcciones descubriendo a cada paso un nuevo lugar, un nuevo detalle sin guías ni límite de tiempo. Han sido miles de fotografías y minutos de vídeo los que hemos obtenido de tan especial y singular espacio y nos ha costado muchísimo seleccionar unas pocas imágenes para mostrarlas en este reportaje. Y también debemos mencionar que ninguna de las instantáneas hace justicia a la realidad, se quedan muy cortas, debieran ser imágenes en 360º cubriendo toda una bóveda desde la copa de los árboles hasta la misma localización de la cámara. Sólo así se podría mostrar el grandioso espectáculo vivido en su justa medida.


Las representaciones místicas son innumerables y extraordinariamente estéticas. Y nos imaginamos en varias ocasiones a los hacedores de tales imágenes esculpiendo pacientemente todo lujo de detalles en la dura piedra ¡cuantas vidas han llevado tales representaciones! ¡cuantos años picando piedra bajo la autoritaria mirada de los monjes! y es que al final sentimos más empatía por los obreros del rey-dios, por aquellos que dejaron su sudor y muy posiblemente sus vidas en tan esplendorosos trabajos que por los propiamente representados. Los primeros de carne y hueso, los segundos productos místicos originados en gran medida por la fantasía de las clases pudientes, soberbias y ociosas que en cada periodo de la historia siempre ha habido ávidos de poder, gloria y de inmortalidad frustrada. 


Y hablando de dioses de piedra, inmutables aparentemente al paso del tiempo, inmortales en apariencia aunque susceptibles a la labor destructiva producida por las raíces de los árboles, erosionadas por la lluvia y el viento ¿por qué no escoger la mortalidad, la belleza humana en todo su esplendor, la sonrisa perenne, los ojos bellos y cristalinos... en definitiva, una diosa mortal?


Hoy en día los mitos se han conformado con pequeñas estancias, posiblemente porque se vieron incapaces de luchar contra simples ejércitos humanos habiendo quedado reducidos a piedras resquebrajadas, erosionadas por el tiempo y que fueron en su momento símbolos del poder económico y social de la clase dirigente. Hoy en día las pagodas se encuentran diseminadas por el país y muestran un esplendor limitado a imágenes más caducas que las anteriores pero con una policromía y estética notables. En la actualidad los monjes quizás sean más humildes que en el pasado, su poder ha quedado disminuido ante un mundo menos ignorante y que ofrece muchos más estímulos intelectuales y la posibilidad de crear criterios personales. No obstante el mundo budista en Camboya aún tiene un gran peso específico y dispone de cierta parcela de poder al estar estrechamente ligado a decisiones políticas importantes tanto en el pasado más reciente como en el presente. 




Mientras que en occidente hablar de monjes budistas recuerda rápidamente al “pequeño saltamontes” y a todo un mundo de misticismo, concentración y dominio del propio “yo”, en el mundo real ya casi nada es como uno se imaginaba y deseaba. El budismo en general es una religión atractiva y exótica donde la superación y el conocimiento de uno mismo parece ser la piedra angular. En la imagen siguiente (que sacamos en el aeropuerto de Bangkok) no penséis que el monje del medio está levitando y su rostro cabizbajo indica un estado de profunda concentración transcendental ¡no! ¡seamos realistas y analicemos correctamente la imagen! En primer lugar los monjes tienen en los aeropuertos lugares específicos y exclusivos para ellos de manera institucional como muestra el pequeño cartel de color azul. En segundo lugar el monje no está levitando, sus iluminadas posaderas están cómodamente aliviadas en un exclusivo asiento ¡y tampoco está meditando ni conectando con el nirvana! está consultando su teléfono móvil. Pero aún hay más, parece que han estado de compras y portan una bolsa con la bandera de un gran imperio occidental. Por otro lado ¡nada de andar descalzos y en penitencia! las sandalias de colores del monje central lo dice todo. Una imagen, una realidad cotidiana menos romántica y espiritual de unos testigos cualificados en plena era de transformación. 


Y después de los dioses etéreos, perfectos, fantásticos e inmortales y de algunos seguidores modernistas, debemos hacer mención de las personas ancladas a la tierra, a las que respiran y sufren sin a penas atreverse a soñar muchos de ellos. Durante nuestra estancia en Battambamg (localidad localizada al NW del país) tuvimos el placer y la oportunidad de visitar el centro “Arrupe” que dirige el jesuita español (asturiano de Gijón) Kike Figaredo desde el año 1991. Kike es licenciado en Económicas, Teología y Filosofía y ha consagrado su vida a ayudar a los discapacitados en esta zona del mundo organizando multitud de iniciativas para recaudar fondos y ayudar a las víctimas de las minas anti-personas. En el mismo año funda la "La Casa de la Paloma" (Banteay Prieb) donde se imparte educación y formación a los niños mutilados por las explosiones y donde ha desarrollado talleres para que los propios mutilados construyan sillas de ruedas siguiendo el modelo Mekong (silla de ruedas fabricada con madera y que tiene tres ruedas). Por otro lado su organización ha creado centros de educación, formación de adultos, infraestructuras y ayudas en los lugares más lejanos. Kike, junto a muchos voluntarios, trabajadores locales, ayudas y donaciones, son los artífices de todo un imperio de solidaridad en Camboya. Gracias. 


Todos los días a las 08.30 horas los diferentes equipos salen del centro “Arrupe” para dirigirse hacia aldeas o colegios que requieren de su presencia y asistencia. A los más cercanos se trasladan en motocicleta y a los más lejanos (como en los casos que nos van a ocupar) en automóviles todo terreno para poder acceder a lugares remotos o mal comunicados. 


El primer día visitamos varias familias donde las minas anti-personas o las enfermedades como la polio u otras enfermedades degenerativas se cebaron en su desgracia. El niño de la imagen, de tan sólo catorce años, sufre una grave enfermedad degenerativa y los médicos le han pronosticado muy poco tiempo de vida. El equipo en el cual estábamos integrados y tras varias horas de viaje muy incómodo, accedimos a la vivienda del joven, una vivienda muy humilde pero extremadamente aseada dadas las circunstancias. Nos recibieron los padres y con solo dos pasos ya estábamos dentro del único espacio donde esta familia desarrolla su vida cotidiana. En la tarima principal yacía postrado un joven con la movilidad reducida de manera parcial a las extremidades superiores. Felix, uno de los voluntarios, le mostró su teléfono móvil en el cual había cargado un juego infantil y con él estuvieron jugando un buen rato consiguiendo una ligera sonrisa en su rostro. Momentos antes de que nos fuéramos, el joven mostraba un rostro más de acorde con un drama sin paliativos del cual es plenamente consciente. 



Posteriormente visitamos a otra familia cuyo padre había cruzado su vida con una de las miles de minas anti-personas que aún hay diseminadas por el N y NW del país. Estos artefactos están diseñados para no matar sino para infringir graves heridas sin llegar a la muerte y con ello conseguir que las víctimas sean un lastre para el ejército contrario. Y tras haberse distribuido miles de minas, las cuales en las épocas de lluvias (monzones) se desplazan con el terreno, afloran o se entierran aún más, en la actualidad se da una media de cien afectados al año pese al esfuerzo que organismos internacionales están haciendo para limpiar el territorio de esta lacra explosiva. El hombre de la imagen es padre de cinco hijos y tuvo la mala suerte de pisar una mina al querer recolectar unas papayas silvestres. Ahora ha perdido las piernas a partir de las rodillas, usa prótesis y una silla de ruedas facilitada por la organización de Kike.


Este otro caso fue más duro si cabe. El muchacho de la imagen de veintitres años de edad, también perdió las piernas y parte de los dedos de una mano al pisar una mina, pero en esta ocasión se vieron afectados sus progenitores. El padre perdió un ojo y la madre sufrió graves heridas en un costado. Cuando los visitamos la situación era muy delicada, a una falta total de higiene se sumaba un alto grado de inestabilidad psicológica por parte de la abuela y del propio padre. Cuando los voluntarios sacaron el tema del accidente, la cara del muchacho se desfiguró dramáticamente quizás recordando un momento que marcó a la familia para el resto de sus días. El mundo de solidaridad que ha creado Kike visita y ayuda a más de ¡600 accidentados! 


Al día siguiente junto a los voluntarios, nos fuimos a visitar un colegio muy alejado y que “Arrupe” ha construido (junto a otros dieciséis centros) para posibilitar educación a niños que no tienen posibilidades formativas de ningún tipo. Debemos de reconocer, que pese al drama de estos niños, la visita fue mucho más agradable y satisfactoria que en el caso anterior. En la imagen posamos con dos profesoras sobre las que recae la enorme responsabilidad de dar una oportunidad educacional a estos pequeños que son el futuro de sus familias y de todo un país. 


La obligatoriedad de los uniformes se creó en un principio para evitar que fuesen patentes ciertas diferencias económicas y sociales y ello contribuyese a la frustración de los niños más humildes o con menos posibilidades. En el caso que nos ocupa todos esos pequeños son pobres y pertenecen a familias muy humildes, pero “Arrupe” les da el uniforme, el calzado y el material escolar para que no se sientan discriminados respecto a los más favorecidos, aunque éstos últimos sólo lo sean por la proximidad a las grandes urbes. Nos sorprendió la disciplina y la atención que presentaban en clase, lo extremadamente cuidadosos que eran a la hora de reflejar las materias en sus cuadernos y la higiene que presentaban en general. Ojos vivaces, atentos, responsables, extraordinariamente amables, conscientes de la oportunidad que se les está dando, animosos, sonrientes, trabajadores (por las tardes se reincorporan a la familia donde, como todos, juegan un papel importante en las tareas habituales del campo), niños especialmente entrañables. 




Y este es el futuro de Camboya ¡un país donde el 70% de sus habitantes son menores de veinticinco años! (habéis leído bien) un país que aún sigue intentando superar la barbarie de las guerras, donde frecuentemente siguen cobrándose victimas inocentes incapacitando a muchas familias e impidiéndoles incluso soñar. Camboya y sus gentes se merecen una oportunidad de paz y prosperidad. 




11 comentarios:

  1. Excelente reportaje. Un aarazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Nacho, nos satisface saber que os gusta ya que no, este reportaje en concreto, no ha sido nada fácil de estructurar. Ahora te queda leer la historia de ¿Quien era Buda? otro trabajo laborioso pero que esperamos sea interesante y entretenido. Un cordial saludo. Isabel&Guillermo

      Eliminar
  2. ¡Que buena labor!, la de este Asturiano, muchos mas como el deberia haber en este mundo y muchos menos como los que mandaron y pusieron esas minas.
    Saludos, Daniel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Daniel, desde luego. Desgraciadamente pensamos que los asesinos individuales e institucionales ganan por goleada en este mundo tan injusto y despiadado. Y de ello nos damos perfectamente cuenta cuando salimos de nuestra burbuja de apariencias, opulencia, hipocresía y desinterés por el devenir y supervivencia de los seres humanos que se encuentran en otras latitudes y longitudes. Y quizás, siendo optimistas respecto al verdadero "espíritu" del hombre, parte de la culpa la debe de tener un planeta redondo donde la esfericidad no nos permite ver lo que hay a nuestro alrededor.

      Eliminar
  3. Hola Amigos,

    Muy contentos de haberos conocido en la embajada en bkk, ya teneis un nuwvo seguidor, me quede conlas ganas de hacernos una foto, muchas gracias por compartir vuestra aventura, Hasta pronto.

    Mario & Natcha.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mario&Natcha, igualmente, fue un singular encuentro y nos alegramos mucho de haberos conocido. Os deseamos grandes y venturosas singladuras, tanto en la mar como en la vida. Un fuerte abrazo. Isabel&Guillermo

      Eliminar
  4. Buenos dias.
    Ya he visionado el video, esta muy bonito, impresiona lo bonito que son los fondos de coral en los que buceais.
    Y deciros que gracias a vosotros por estos 10 años en los que los que estamos 8 horas sentados en el oredenador de la oficina, nos llevais a veces a esos paraisos de ensueño, es una gran escapada que se nos permite gracias a Internet.
    Muchas gracias y saludos, Daniel.

    ResponderEliminar
  5. Espero ansioso las siguiente entrada en el blog, Salu2. Daniel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Daniel, gracias por la intervención y por tus palabras de satisfacción y empatía hacia nosotros. Un cordial saludo. Isabel&Guillermo

      Eliminar
  6. Interesantisimo, increible lo que dais a conocer. Un saludo de los sevillanos que tuvieron el placer de conoceros en luang prabang. Maca&Agustin

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maca&Agustín, gracias, también ha sido un placer para nosotros conoceros, y aunque haya sido un breve tiempo, pudimos intercambiar nuestras respectivas experiencias. Un cordial saludo. Isabel&Guillermo

      Eliminar